Implantes dentales, ¿Cuáles son los tratamientos óptimos?

En busca del implante dental más adecuado

Entre los tratamientos odontológicos más extendidos se encuentran los implantes dentales, que se utilizan para la reconstrucción de las piezas dentales en cualquier tipo de traumatismo o afección bucodental. Para conseguir un resultado final óptimo es importante focalizarnos en factores que influyen en la calidad de los implantes como el fabricante, el material que se utiliza y el profesional que finalmente procede a la instalación. Hay mucha información sobre la importancia de realizar correctamente un implante dental, sin ir más lejos, el Colegio de Odontólogos de Madrid emitió esta nota de prensa en la que advertía de los peligros de los implantes de baja calidad; a continuación esta clínica especializada en el estudio y tratamiento con  implantes dentales en Madrid, nos explica que cualquier implante debe tener un mínimo de calidad para solucionar el problema del paciente. El uso del titanio como material en implantología dental y la técnica de carga inmediata son las prácticas que más aseguran el éxito en la realización de implantes a día de hoy.

El titanio, material probado con éxito en implantología dental

El titanio es uno de los materiales más utilizados para fabricar implantes ya que dispone de un grado de biocompatibilidad muy elevada y se adhiere perfectamente al hueso cuando se produce el proceso de osteointegración. Si hablamos de fabricantes, sin duda la marca  Straumann es una de las favoritas por parte de profesionales y también, por qué no decirlo, de los pacientes, ya que el porcentaje de éxito final en sus tratamientos es muy elevado y la calidad de sus componentes es extraordinaria.

Se trata de un fabricante que ha desarrollado un modelo de investigación y desarrollo de su producto hasta superar todos los estándares de calidad y marcar un nuevo camino en cuanto a innovación y tecnología de los tratamientos de implantes. Durante décadas han desarrollado productos excelentes que han convencido a la mayoría de especialistas dado su mínimo porcentaje de fallo o rechazo en el paciente y su enorme durabilidad y funcionalidad, testada científicamente y probada con éxito.

El desarrollo tecnológico en odontología ha permitido utilizar diversas herramientas en prácticamente todas las disciplinas, incluida también la implantología, para conseguir tratamientos más efectivos y duraderos, minimizando las molestias al paciente y aumentando la calidad de los resultados finales. La cirugía por ordenador es un ejemplo claro de esto. Mediante esta técnica aumenta exponencialmente la precisión en la colocación del implante, mejorando ostensiblemente el postoperatorio del paciente y evitando puntos de sutura.

Técnica de carga inmediata

Otro tratamiento muy apreciado en implantología es la llamada carga inmediata, que permite la colocación de coronas provisionales en los dientes en un solo día, de esta forma, aunque el proceso de cicatrización dure tres o cuatro meses, el paciente puede disfrutar de la funcionalidad de sus piezas dentales y también de una estética que no tendría si siguiera los procedimientos tradicionales.

Por supuesto, cualquier innovación tecnológica, si no va acompañada de una buena cualificación y experimentación por parte del profesional, no sirve absolutamente de nada, y a buen seguro, el resultado final será deficiente. Por tanto, es imprescindible saber elegir bien al especialista que va a tratar su problema bucodental, ya que su salud está en juego y siempre es preferible contar con buenas referencias para poder confiar en un trabajo serio y responsable.

Un buen implantólogo debe ser capaz de sobreponerse a cualquier complicación o imprevisto que pueda surgir durante el tratamiento y ser capaz de ofrecer soluciones aunque se trate de un caso complejo. Es aquí donde la experiencia y cualificación del profesional juega un papel muy importante para salir airoso de cualquier situación adversa.