Ortodoncia invisible ¿En qué consiste?¿Presenta ventajas?

Los tratamientos de ortodoncia invisible se han convertido, en los últimos años, en una de las opciones más populares a la hora de decidirse por un tratamiento de ortodoncia para corregir problemas dentales. Y es que la ortodoncia invisible no solo supone una revolución a nivel estético, en comparación con los tradicionales sistemas de brackets, sino que además supone también una increíble mejora a nivel higiénico y a nivel práctico para el usuario.

Es cierto que el uso de este tipo de ortodoncia es aún bastante desconocido y que genera muchas dudas a aquellos interesados en un corrector dental, pero lo cierto es que su uso cada vez va siendo más habitual, demostrándose con ello su eficacia y sus buenos resultados tanto a nivel físico y estético, como a nivel personal.

Principales ventajas de los tratamientos de ortodoncia invisible

– Se trata del mejor tratamiento a nivel estético, ya que las férulas que se utilizan en él son transparentes y muy cómodas. A no ser que la persona que se lo ponga quiera comentar a terceros que se ha puesto un corrector dental, lo cierto es que apenas nadie se dará cuenta de su existencia.
– Las férulas (o aligners), una para los dientes de arriba y otra para los de abajo, se fabrican de forma unipersonal y con la forma exacta de los dientes, convirtiéndose por ello en un tratamiento completamente único y personalizado, y mucho más eficaz.
– La frecuencia con la que se cambian las férulas, una media de 15 días, permite que las fundas no lleguen a deteriorarse ni a perder su color y eficacia, añadiendo además la posibilidad de una mayor higiene para el que lo lleve. Dichas férulas responderán a un estudio previo realizado por ordenador y a través del cual se ve el movimiento que llevará cada diente en cada etapa, con el fin de que todas las férulas del tratamiento tengan la forma necesaria en cada momento.
– No hay que renunciar a consumir ningún tipo de bebida ni alimento, ya que las férulas son fácilmente extraíbles.
– Existen menos problemas de caries o heridas en las encías, puesto que al ser extraíbles se puede mantener una correcta limpieza de la boca.
– El tiempo de tratamiento suele ser inferior en la mayoría de los casos que en el resto de tratamientos habituales, lo que se consigue gracias a la conjunción entre la técnica más novedosa y la más convencional.

Pero a pesar de todas sus grandes ventajas es necesario plantearse todos los pros y los contras que implica este tipo de tratamiento y, aunque los contras realmente son pocos, existen algunos, como la imposibilidad de llevarlo a cabo si los problemas dentales de la persona son demasiado complejos o la gran disciplina y fuerza de voluntad que requiere al tener que llavarse durante muchas horas. Por eso, para saber si se puede llevar o no, es necesario el estudio previo por parte del ortodontista, que será el que determine si es posible ponerlo y por cuánto tiempo.

Otro de los contras es el precio, bastante superior por regla general a los tratamientos de ortodoncia tradicionales. Eso sí, el presupuesto de este tipo de tratamiento suele ser completamente cerrado desde el principio y con todos los cambios y revisiones incluidas, algo a tener en cuenta también frente a los tradicionales en los que suele haber sorpresas. Esto, junto a la tecnología, la comodidad y los materiales empleados, explica la diferencia de precio.

Valorarlo todo en su conjunto resultará fundamental antes de embarcarse finalmente en el proceso de la ortodoncia invisible.