Consejos para tener sanos bocas y dientes

Consejos para tener sanos bocas y dientes

A continuación te queremos compartir algunos de los mejores consejos para tener sanos bocas y dientes. Básicamente el cuidado de los dientes se resume en cepillarse y utilizar el hilo dental diariamente, además de visitar con regularidad al odontólogo. Los dentistas están para dar consejos y tratar las enfermedades una vez que han aparecido, también están para corregir enfermedades y desviaciones dentales (como por ejemplo con el tratamiento mediante ortodoncias donde hay infinidad de soluciones: más info en Ormco), pero es responsabilidad nuestra mantener una correcta higiene dental para evitar caries y otras enfermedades asociadas a una deficiente higiene en nuestra boca.

Cómo cuidar los dientes de los niños

Tratándose de los dientes nuevos de los bebés, es importante limpiarlos todos los días. Debes saber que cuando salen los primeros dientes, es indispensable limpiarlos frotando con suavidad y utilizando una toalla húmeda y limpia. Si se trata de dientes un poco más grandes, entonces lo más conveniente es utilizar un cepillo de dientes apropiado para niños.

No olvidad que en niños que sean menores de 2 años, no se debe utilizar pasta de dientes; en cambio lo que se recomienda es usar agua para cepillar los dientes del pequeño. Otro consejo importante para mantener los dientes y la boca sanos, es evitar que el bebé se duerma con el biberón. El motivo de esto es simple, ya que la leche puede quedarse entre los dientes y eventualmente provocar la formación de caries.

También es muy recomendable incentivar a los pequeños a que coman alimentos bajos en azúcar, incluyendo las verduras, los quesos y las frutas. Hay que evitar que los niños coman dulces masticables o pegajosos, ya que no son buenos para la salud de los dientes. Igualmente importante es enseñarles a los niños, a cepillarse sus dientes de la manera apropiada, así como lo beneficioso que es el mantener los dientes bien limpios.

Por supuesto también es necesario llevar a los niños con el odontólogo con regularidad, a partir de su primer año de vida.

Cuidado de los dientes en la adolescencia

En el caso de los adolescentes lo que se recomienda es que cepillen sus dientes por lo menos dos veces diariamente utilizando una pasta de dientes con flúor. También es recomendable que utilicen hilo dental al menos una vez al día y preferiblemente que eviten fumar o masticar tabaco, ya que esto puede manchar sus dientes, además de provocarles mal aliento.

Se recomienda además el uso de un equipo protector adecuado cada vez que se practiquen deportes de contacto e igualmente acudir al odontólogo una vez cada 6 meses para efectuar controles, así como para realizar trabajos de limpieza regularmente.

En la adolescencia suele ser el momento en que muchos jóvenes comienzan a corregir desviaciones dentales mediante ortodoncia con brackets, una técnica que ha evolucionado mucho en los últimos años y que cuenta con novedosos tratamientos en los que los brackets son invisibles o prácticamente invisibles, es lo que se viene a denominar ortodoncia invisible.

El cuidado de los dientes en los adultos

En este caso lo que se recomienda para mantener los dientes y la boca sana en los adultos es cepillarse por lo menos dos veces al día los dientes usando una pasta dental con flúor. Del mismo modo es altamente recomendable que se utilice hilo dental al menos una vez por día, evitar fumar y el excesivo consumo de bebidas como el café que tiñen la dentina con el paso del tiempo.

También es importante que cuando se tomen medicamentos, preguntar al médico si existen algunos efectos secundarios que podrían afectar a los dientes. Asimismo se recomienda observar dentro de la boca con regularidad para buscar llagas que no se curen, encías irritadas, así como otro tipo de malestares en la boca. También es necesario ir con el odontólogo una vez cada 6 meses para controles y limpiezas dentales.

En la edad adulta los dientes ya no conservan la salud y estética de la que disfrutábamos cuando eramos más jóvenes. Es muy habitual que los dientes se vayan tornando amarillentos o con manchas, sobre todo en personas que consumen mucho café y sobre todo en personas fumadoras. Afortunadamente hoy en día existen tratamientos estéticos dentales que arreglan estas tinciones y decoloraciones, son los blanqueamientos dentales y las carillas dentales.

Los blanqueamientos dentales, consisten en técnicas muy sencillas en las que se aplica un gel de peróxido de hidrógeno sobre el diente que elimina las manchas.

Otra solución consiste en la utilización de carillas dentales, esta novedosa técnica incorpora unas láminas o fundas sobre la superficie del diente con lo que la recuperación del color blanco es inmediata. Este tratamiento no solo permite recuperar el color natural inicial del diente, acompañado de otras muchas técnicas se pueden corregir pequeñas irregularidades dentales  y por tanto se mejora la estética de la dentatura. Las carillas dentales de más calidad y durabilidad son las carillas de porcelana.

¿Qué sucede cuando no cuidas tus dientes y boca?

Cuando no cuidas la salud de tu boca y dientes, se presenta un deterioro dental que a su vez ocasionan las caries. En este punto tus dientes pueden deteriorarse porque no te cepillas ni utilizas hilo dental regularmente. De no tratarse a tiempo, las caries te pueden provocar mucho dolor en los dientes, así como generar infecciones, incluso en muchos casos puedes llegar a perder tus dientes.

Otra de las consecuencias de no tener una boca y dientes saludables es la enfermedad de las encías. En este caso lo que sucede es que se presenta una infección en el tejido que sostiene los dientes y que con el tiempo puede ocasionar que los dientes se caigan. Peor aún, existe evidencia de que la enfermedad de las encías esta relacionada con las enfermedades del corazón.

En cuanto a la boca específicamente, cosas como fumar, masticar tabaco y beber alcohol, pueden incrementar el riesgo de padecer cáncer en la boca. Si bien es cierto que una mala higiene bucal no necesariamente podría incrementar el riesgo de padecer esta enfermedad, la realidad es que cuando se combina con cualquier otro factor de riesgo, se incrementan significativamente las posibilidades de que se padezca la enfermedad de cáncer.

Por supuesto, tener una mala higiene bucal ocasiona que los dientes no estén limpios y que la persona sufra de mal aliento. Esta situación puede ser muy incómoda al relacionarse con los amigos en la escuela, el trabajo o eventos sociales. En su conjunto, todo esto puede conducir a una pérdida de autoestima.

¿En qué momento ir al dentista?

Desde el primer momento que se experimenta dolor en la boca o en los dientes, hay que acudir con el dentista. Cuanto más se espere, más daño se puede ocasionar a la boca, por lo que no hay que jugar con este aspecto y de preferencia ir al odontólogo dos veces por año para realizarse limpiezas dentales.