lucha contra Covid

Novedades y avances científicos lucha contra la Covid-19

La pandemia del coronavirus continúa su rápido avance a nivel mundial. Sin embargo, cada día surgen numerosos estudios y evidencia científica que permiten conocer mejor al virus SARS-CoV-2, a la enfermedad del Covid-19, y cómo tratarla. Te contamos las novedades más relevantes y recientes sobre el SARS-CoV-2

Nuevos factores de riesgo

Embarazos

De acuerdo con varios estudios, el embarazo aumenta el riesgo de necesitar cuidados intensivos al padecer Covid-19. Asimismo, el coronavirus aumenta la probabilidad de sufrir un parto prematuro.

Portadores de anemia falciforme

Otro factor de riesgo es portar una copia del gen de anemia falciforme. Esto podría incrementar el probabilidad de morir por Covid-19 o de que la enfermedad sea grave. Esta nueva información ayudaría a explicar por qué el nuevo coronavirus afecta en mayor medida a las personas afroamericanas, pues se estima que en Estados Unidos tres millones de personas de estas características portan el gen.

SARS-CoV-2 en la sangre

Normalmente, el virus causante del Covid-19 se detecta en el tracto respiratorio. No obstante, un estudio sueco demostró que los pacientes que, al ingresar al hospital, cuentan con ARN viral en la sangre, tienen un riesgo siete u ocho veces mayor de enfermar de gravedad o morir.

El virus en el aire

Según un estudio realizado en China, los pacientes infectados de coronavirus pueden expulsar al respirar millones de copias del ARN del SARS-CoV-2 en el aire cada hora. Estas partículas detectadas, en cambio, cuentan con poca presencia en superficies con las que los pacientes estuvieron en contacto.

Aunque este estudio no profundizó en la capacidad infectiva de las partículas de ARN viral, sí apoya el uso de medidas preventivas como la mascarilla o una ventilación adecuada en espacios cerrados, como forma de reducir el riesgo de infección por vía aérea. Ya son varios los estudios que afirman que el coronavirus se transmite por el aire (sobre todo en espacios cerrados) y están generalizándose los consejos para hacer un correcto mantenimiento de los sistemas de ventilación así como la incorporación de purificadores de aire con filtro HEPA o los purificadores de aire con lámparas ultravioleta UVC.

Inmunidad ante el SARS-CoV-2

Datos en Islandia

Según un estudio realizado en Islandia, las personas infectadas de Covid-19 tienen anticuerpos frente al virus hasta cuatro meses después del diagnóstico. Este estudio utilizó seis ensayos diferentes para medir anticuerpos en más de 30.000 personas.

Los resultados también permiten hacer una estimación del porcentaje de la población islandesa que se ha infectado con SARS-CoV-2, un 0,9%; y de la fatalidad, en el 0,3% de los casos.

El papel clave de las células T

Las células T CD8+ pueden ser un mejor indicador de la inmunidad antiviral que los anticuerpos, de acuerdo con un estudio que analizó la respuesta de las células T CD8+ en 51 individuos, 26 pacientes con Covid-19 y 25 personas sanas. Se detectaron de forma notable respuestas de las células T específicas de SARS-CoV-2, incluso en pacientes que no tenía niveles detectables de anticuerpos.

Otro estudio ha valorado que los pacientes con síntomas moderados cuentan con una mayor proporción de células T CD8+ específicas del coronavirus, en comparación con pacientes graves.

Adicionalmente, otro tipo de células T, las ‘no convencionales’, asociadas a las mucosas, juegan un papel beneficioso en la lucha contra el virus. Pacientes que mostraban una activación de este tipo de células T al momento de ingresar en el hospital, tenían un menor riesgo de hipoxia y fueron dados de alta con mayor rapidez que pacientes cuyas células T no convencionales no estaban activas.

Finalmente, una revisión sobre inmunidad publicada por Nature destaca que las células B y T son capaces de mantener su memoria, incluso sin niveles apreciables de anticuerpos circulantes.

El tratamiento con corticoesteroides puede salvar vidas

De acuerdo con un análisis liderado por la OMS, el uso de corticoesteroides puede reducir la mortalidad en pacientes graves con Covid-19. El estudio consistió en un set de ensayos aleatorios a 1.703 pacientes.

Tras 28 días de enfermedad, la mortalidad fue de 32% en pacientes que recibieron corticoesteroides, incluyendo la dexametasona, y del 40% en pacientes que fueron tratados de forma habitual o con placebo.

Actualización en las vacunas contra el Covid-19

En primer lugar, la vacuna de Novamax, llamada NVX-CoV2373, parece hasta ahora segura y genera niveles de anticuerpos superiores a los observados en suero convaleciente. Asimismo, esta vacuna compuesta por trímeros de la proteína S del SARS-CoV-2 y el adyuvante Matrix-Ms provoca una buena respuesta de las células T CD4+.

Otra vacuna de la que ya se han publicado los primeros resultados es la vacuna rusa desarrollada por el Instituto Gamaleya. Basada en vectores adenovirales, esta vacuna consiste en una primera inmunización con un adenovirus recombinante (rAd26-S), seguida de una segunda dosis con el adenovirus rAd5-S tres semanas después. La vacuna ha sido bien tolerada por los individuos y provoca una buena respuesta humoral, de anticuerpos neutralizantes, y celular, con respuestas de las células T CD4+ y CD8+ en todos lo pacientes. El ensayo se realizó con 76 personas voluntarias sanas, de entre 18 y 60 años, y no contó con grupo control.

Otra de las vacunas que se encuentran en fase 3 y que parece tener un desarrollo esperanzador es la vacuna COVID-19 de Astrazeneca – Universidad de Oxford.

Distribución de la posible vacuna

Además del éxito del desarrollo de una vacuna para la COVID-19, su distribución una vez esta esté disponible es de suma importancia. Por ello, 19 expertos en salud pública crearon un Modelo de Prioridad Justa. Cuenta con tres objetivos claros, beneficiar a las personas y limitar el daño del virus, priorizar a aquellos con las condiciones menos ventajosas y evitar la discriminación.

Nivel de confianza en la vacuna

La confianza en las vacunas sigue siendo alta entre la población española. El 96% de los españoles consideran que son eficaces para prevenir enfermedades, mientras que el 94% piensan que son seguras. En el caso específico del Covid-19, una encuesta realizada por FECYT muestra que el 68% de los encuestados están dispuestos a vacunarse contra el nuevo coronavirus.

Otras novedades recientes

Estas son algunas informaciones, avances y estudios que han surgido a lo largo del verano, en caso de que te las hayas perdido.

·         Letalidad del Covid-19

Una serie de estudios en diferentes países ha permitido definir cada vez más cuál es el riesgo de morir por Covid-19. En el caso de menores de 50 años infectados con coronavirus, por cada 1.000 personas, prácticamente ninguno morirá. En el caso de personas de entre 50 y 65 años, una de cada cinco personas fallecerá. Las probabilidades son mayores en hombres que en mujeres.

A partir de los 65 años, el riesgo aumenta drásticamente. De cada 1.000 personas infectadas de 75 años o más, unas 116 morirán.

·         La detección de Covid-19 en niños

Es más probable que el Covid-19 pase inadvertido entre niños y niñas. Esto fue corroborado por un estudio realizado en Corea del Sur, con 91 menores que dieron positivo en la prueba PCR tras un rastreo de contactos. El estudio muestra que en el 66% de los casos no se había reconocido síntomas antes del diagnóstico, haciendo más difícil su detección. Asimismo, el 22% de los casos permaneció asintomático durante la investigación.

·         Pruebas rápidas y sencillas para detectar el SARS-CoV-2

El ensayo SHERLOCK se trata de una prueba específica y sensible que podría facilitar la detección de personas infectadas con el nuevo coronavirus, especialmente en lugares con pocos recursos pues no requiere de equipos especiales. Se basa en una reacción enzimática altamente sensible.

Otro tipo de prueba rápida es la BinaxNOW, que utiliza la tecnología de flujo lateral para detectar antígenos del virus a partir de hisopos nasales. La FDA en Estados Unidos otorgó una autorización de emergencia a los laboratorios Abbott para este ensayo que detecta proteínas viras y cuesta solo unos 5 dólares estadounidenses.

Aunque estos tests sean menos sensibles que una prubea PCR, podrán ayudar a detectar a pacientes con altas cargas virales.