Prevención enfermedades del corazón

En muchos países las enfermedades del corazón representan una de las principales causas de muerte e incluso de discapacidad. Hay diferentes cosas que pueden incrementar el riesgo de experimentar una enfermedad del corazón, a lo cual se le conoce como “factor de riesgo”. Si bien es cierto que algunos de estos factores de riesgo no es posible controlarlos, otros por el contrario si lo son y al aprender a reducir su riesgo, se puede evitar en gran medida su aparición.

¿Qué factores de riesgo no se pueden cambiar en una enfermedad cardíaca?

Para empezar la edad es uno de los principales factores de riesgo que no se pueden cambiar. Es decir, el riesgo de padecer una enfermedad del corazón se incrementa a medida de una persona envejece. Los hombres por ejemplo, a partir de los 45 años y las mujeres a partir de los 55 años, experimentan un mayor riesgo de padecer enfermedades cardíacas.

Por su parte, el sexo puede afectar de distintas maneras tanto a hombres como a mujeres. El estrógeno en las mujeres por ejemplo, proporciona cierta protección contra enfermedades cardíacas, sin embargo, la diabetes incrementa aún más el riesgo de este tipo de enfermedades en las mujeres en comparación con los hombres.

En el caso de la raza, hay ciertos tipos de grupos étnicos que experimentan un mayor riesgo que otros. Por ejemplo, los afroamericanos son más propensos a tener enfermedades del corazón en comparación con las personas de piel blanca. Por su parte, los hispanos son menos propensos a padecer de estas enfermedades.

El historial familia también es algo que no se puede cambiar, por lo que si algún familiar cercano ha tenido una enfermedad del corazón, hay un mayor riesgo que otro miembro de la familia también la padezca, incluso a una edad más temprana.

¿Qué se puede hacer para disminuir el riesgo de enfermedades del corazón?

Una de las principales cosas que se pueden hacer es controlar la presión arterial, ya que en el caso de la hipertensión, se sabe es un factor de riesgo para las enfermedades cardíacas. Por ello la presión arterial debe ser revisada de manera regular, por lo menos una vez cada año y con mayor frecuencia si ya se padece de hipertensión.

También es altamente recomendable mantener bajos los niveles de colesterol y triglicéridos, ya que si se encuentran altos, esto puede generar una obstrucción en las arterias y en consecuencia, elevar el riesgo de padecer una enfermedad coronaria y eventualmente un ataque al corazón.

Por supuesto también es necesario mantenerse en un peso saludable, ya que al estar fuera de forma o tener obesidad, se puede incrementar el riesgo significativamente. Hay que tener en cuenta que otros factores están relacionados, como el caso de los elevados niveles de colesterol, la presión arterial alta y la diabetes.

Llevar una dieta saludable también ayuda a evitar las enfermedades del corazón, por ello se recomienda limitar el consumo de grasas saturadas, alimentos ricos en sodio, además de azucares. Por el contrario, se debe incrementar la ingesta de fruta fresca, verduras, además de granos enteros.

No olvidar tampoco que el ejercicio contribuye a reducir el riesgo de padecer enfermedades cardíacas, principalmente porque fortalece el corazón, además que mejora la circulación e incluso puede ayudar a bajar de peso y mantener en niveles óptimos el colesterol y la presión arterial.

Se debe reducir al mínimo el consumo de alcohol ya que esto incrementa la presión arterial y agrega calorías adicionales, lo que a su vez hace que se aumente de peso. Adicionalmente se debe evitar fumar ya que en este caso incrementa el riesgo de ataques al corazón.

Controlar el estrés, así como la diabetes y asegurarse de dormir lo suficiente, son otras recomendaciones para evitar enfermedades del corazón, además de las revisiones con el médico de forma regular.

Cómo prevenir enfermedades del corazón
5 (100%) 3 votes