Vacuna Covid 19

La Unión Europea ha anunciado que espera que en noviembre salga al mercado la primera vacuna contra el Covid-19 desarrollada por la farmacéutica británica AstraZeneca y la Universidad de Oxford. Los países de la UE tendrán acceso a esta vacuna, dado que Bruselas ha firmado un contrato que asegura la adquisición de al menos 300 millones de dosis.

Bruselas define este plan de acción como un esfuerzo colectivo, en el que todos tendrán un acceso equitativo a la vacuna. Las dosis se distribuirán entre los estados miembros en proporción a su población y también a socios y terceros países. Los 27 países comunitarios se adhirieron a la compra, por lo que todos podrán hacer uso de la primera vacuna de AstraZeneca al mismo tiempo y por el mismo precio.

Asimismo, la Comisión Europea planea cerrar contratos similares con otros cinco laboratorios, con la finalidad de contar con un amplio abanico de vacunas. Así, se reducirá el riesgo de adquirir vacunas no eficaces contra el Covid-19.

¿Cómo se implementará el Plan de Vacunación?

En cuanto a la distribución de las dosis entre la población, el plan de acción dependerá de cada país, que decidirá quién recibirá el tratamiento. Sin embargo, Bruselas entiende que un buen primer paso sería vacunar al 30% de la población.

En el caso de España, el ministro de sanidad, Salvador Illa, anunció hace algunas semanas que el país participaría de la compra centralizada de la vacuna de AstraZeneca. Si los estudios avanzan como se tiene previsto, España recibirá las primeras dosis, 1,5 millones destinadas a los colectivos más vulnerables, entre diciembre y enero,

En este sentido, la Junta de Andalucía ya ha anunciado que tiene la intención de comenzar la campaña de vacunación en las mismas fechas, con unas 300.000 dosis destinadas a los grupos de riesgo. Jesús Aguirre, Consejero de Salud y Familias de la Junta fijó la prioridad en colectivos como residencias de ancianos y centros sanitarios.

Indemnización en caso de efectos secundarios

En relación con las indemnizaciones de la Unión Europea a las compañías farmacéuticas ante posibles demandas civiles por efectos secundarios, Bruselas argumenta que se mantienen los estándares de fabricación. Por lo tanto, solo se contemplará el escenario poco probable en el que exista algún defecto oculto que la Agencia Europea del Medicamento no logre detectar. Solo entonces se podrá plantear la indemnización de un estado miembro a la compañía.

Autorización de la vacuna

Ante la urgencia de la crisis sanitaria, la UE ve probable que se emita una autorización condicionada, que tome en cuenta los riesgos y beneficios del tratamiento, y dé espacio a que la Agencia Europea del Medicamento reúna más información.

¿Cómo funciona la vacuna de AstraZeneca?

La vacuna de AstraZeneca y la Universidad de Oxford, llamada ChAdOx1 n CoV-19, está constituida por un virus que afecta a chimpancés. Este ha sido modificado genéticamente para que se parezca al SARS-CoV-2, causante del Covid-19.

De esta forma, cuando la vacuna es infiltrada, el sistema inmune reacciona como si se tratase del actual coronavirus, pero sin que exista riesgo de desarrollar la enfermedad. Esta es la forma en la que actúan numerosas vacunas que se reciben en la infancia. En el caso de desarrollar la infección, el organismo no producirá síntomas.

Cabe mencionar que la finalidad de esta vacuna no es simplemente erradicar la enfermedad, sino frenar su propagación, uno de los grandes quebraderos de cabeza a nivel mundial.

Proceso de desarrollo de la vacuna de AstraZeneca

La vacuna ya ha pasado por una serie de etapas para probar su eficacia y seguridad. En primer lugar, fue obligatorio hacer una prueba preclínica en primates. Después de ser vacunados, los animales desarrollaron anticuerpos a las dos semanas, cosa que no ocurrió en los primates a los que no se les suministró la vacuna.

Además, en esta primera etapa, se detectó un aumento del interferón, o células T, muestra de una buena respuesta inmune. Sin embargo, todos los animales presentaron infección en las vías respiratorias, aunque ninguno de ellos llegó a padecer neumonía.

Hasta el momento, la vacuna de AstraZeneca resulta segura y no produce efectos adversos, además de reducir significativamente la enfermedad. No obstante, no evita la proliferación del virus.

También se han publicado los resultados del primer estudio en humanos, en el que participaron 543 personas sanas de entre 18 y 55 años. Tras 28 días desde la vacunación, se analizó el nivel de anticuerpos en sangre de los individuos mediante un test serológico. Se observó un claro aumento de anticuerpos, una tendencia que se mantuvo tras suministrarse a las personas una segunda dosis de la vacuna.

Los investigadores continuarán haciendo más pruebas con personas de diferentes características en cuanto a edad, salud y otros rasgos, antes de dar por confirmada la eficacia de la vacuna.

¿Existen efectos adversos?

Con la finalidad de analizar los efectos adversos de la vacuna de AstraZeneca, se administró paracetamol a parte de la muestra antes de la vacunación. Se presentaron algunos síntomas como dolor, sensibilidad, fatiga y fiebre leve o moderada, cuya frecuencia se redujo con el uso de este fármaco. Esta sintomatología observada es habitual en la mayoría de las vacunas que han demostrado ser seguras para el tratamiento de numerosas enfermedades.

Estos síntomas mencionados se presentaron con su máxima intensidad un día después de la vacunación y desaparecieron por completo a los 7 días. Algunas de las reacciones se manifestaron de forma severa, pero en ningún caso fue necesaria la hospitalización. La segunda dosis produjo efectos más leves.

Para confirmar la seguridad y eficacia de la vacuna a largo plazo, se hará seguimiento de la salud de los participantes durante un año. Este suele ser uno de los motivos por los que el proceso de aprobación de una vacuna o medicamento suele ser tan largo.